Miércoles Diciembre 11, 2019
Lunes, 18 Enero 2016 12:04

Falacias

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Una falacia es un argumento que parece válido pero que no lo es y con el que se pretende dar por probada una proposición o por ganada una discusión. Por ejemplo, la falacia ad hominem es aquella en la que se intenta desacreditar un argumento descalificando a la persona que lo presenta o a otra persona distinta que también lo defiende.

Es decir, en vez de argumentar por qué la idea es o no válida se ataca al mensajero. Un ejemplo sería el de atacar a las ideas alimentarias de los vegetarianos, no argumentando sobre lo saludable o no de esa dieta, sino apelando al hecho de que Hitler era vegetariano: “Sí alguien tan malvado como Hitler era vegetariano, entonces cómo me dices tú a mí que ser vegetariano es bueno”. Este es un ejemplo muy forzado pero no exagerado, ya que la falacia ad hominem se utiliza constantemente en el debate público sobre casi cualquier cosa y no es raro ver que alguien intenta ganar una discusión apelando a cualidades auténticas o inventadas que hacen de su rival inviable para debatir.

Y de la mano de esta y otras falacias muchos en la izquierda de este país tratan de defender multitud de supuestas teorías de lo que ellos consideran querer cambiar el mundo y que no aguantan el más mínimo análisis racional. Mediante argumentos del tipo de  si defiendes a los OGM es que te paga Monsanto o si estás en contra de la homeopatía es que defiendes a las multinacionales de la farmaindustria, difícilmente se puede construir un proyecto serio para cambiar la sociedad.

Parece razonable que la sociedad exija a las diferentes opciones de izquierdas que aclare cuáles son sus propuestas y si ser de izquierdas supone hoy en día renunciar a grandes avances científicos como las vacunas, las telecomunicaciones o los OGM y volver al siglo catorce, todo ello para evitar que se enriquezcan las multinacionales, o si por el contrario pretendemos poner todos esos inventos y conocimientos al servicio de la humanidad para que con la ayuda de un sistema económico más justo nos ayuden a acabar con el hambre, la enfermedad y la injusticia que todavía azotan al ser humano en nuestro planeta. Esta es una pregunta importante y legítima que todos en nuestras organizaciones debemos hacernos. Si la izquierda cree que debe posicionarse en contra del Wifi, los transgénicos o las vacunas y convencer a la sociedad de que debe de renunciar a los fabulosos beneficios que pueden proporcionarnos, debe hacerlo en base a argumentos sólidos, científicamente contrastados. Si estos no existen, como realmente ocurre, entonces lo más sensato y honrado es dejar de perder el tiempo con tonterías y concentrarnos en atacar los problemas que de verdad afectan a nuestro mundo, que no son pocos, y dejar de una vez de crear alarma donde no la hay.

Modificado por última vez en Lunes, 18 Enero 2016 12:15

Lo último de Juan Segovia

Más en esta categoría: « Recomienzo Titiriteros »
Inicia sesión para enviar comentarios
Mantersol

Nuestras Firmas

soniarovira sergiogarcia emiliodominguez merchepena jesusalinquer myriamarmela franciscotubio silviacabello ongouzal juansegovia manololeon BannerBernabe