Martes Mayo 26, 2020
Martes, 29 Marzo 2016 01:01

Gran participación en la segunda edición del Concurso de Huevos de Pascua Destacado

Escrito por

Fuente Carreteros celebró este domingo la segunda edición del Concurso de Huevos de Pascua, manteniendo viva un año más esta tradición tan autóctona de las colonias de Carlos III.

Unos setenta niños y niñas y varios adultos participaron en el evento organizado por el Ayuntamiento en la Plaza Real, estableciendose varias categorías según las edades. No obstante, el carácter competitivo no es lo que prima, sino fomentar la participación y potenciar una tradición que se va traspasando de generación en generación en Fuente Carreteros.huevospascua1Ainara Rivero, una de las ganadoras

En este sentido, para el próximo año se pretende que la elaboración de los huevos pintados se realice en la misma plaza y que participen con mayor protagonismo las abuelas, ya que ellas son las que hacen los clásicos canastillos de crochet que se cuelgan los niñ@s para portar los huevos. El objetivo es que las personas más jóvenes también aprendan y se aficionen a la confección de estos canastos, así como que los huevos sean pintados al 100% por los más pequeños.

Respecto al concurso, estos fueron los ganadores:

- Infantil: Iván Navickas

- 1º ciclo Primaria: Ainara Rivero

- 2º ciclo Primaria: Lucía Pavón.

- 3º ciclo Primaria: Javier Ruiz.

- Secundaria: Rubén Martín.

- Adultos: Esmeralda López.

Todos los participantes recibieron una bolsa de chuches y los vencedores un diploma y una mochila.huevospascua2

Según los testimonios de las más mayores, había varios métodos a la hora de pintar los huevos. Por un lado, se hervía en primer lugar un trapo, casi siempre rojo, color característico de los huevos de pascua, que con la cocción soltaba ese color rojo en el agua. A continuación, se echaba el huevo, el cual al hervir absorbía esa especie de tinte y quedaba perfectamente impregnado. Tambien existieron otras técnicas como las de usar los polvos de colores que se vendían antiguamente en las tiendas para pintar las fachadas de las casas, que normalmente se pintaban de blanco y de otro color. Asimismo, se utilizaba el llamado colorín, que no era otra cosa que la ya desaparecida Mercromina(nombre comercial de un antiséptico compuesto en su mayor parte por merbromina), que luego fue sustituida por el también fármaco Betadine(povidona yodada), el cual ha sido usado en esta edición por alguna de las abuelas para pintarle el huevo a sus nietos o nietas. Por último, incluso existió otra fórmula que era pintarlos con azafrán.

Entre las costumbres y anécdotas, ocurría que a los niños y niñas se les solían "caer" los huevos del bolsito de croché, y como se rompía, con esa excusa se lo comían e iban a pedir otro a las madres o abuelas.huevospascua3 Normalmente, hace cincuenta o sesenta años, cada niño o niña podía disponer de dos o tres huevos, o alguno más que lo preparaban las madrinas u otros familiares. Era raro que hubiera un niño o niña con bastantes huevos pintados, ya que la situación en aquella época no era la idónea tampoco para derrochar una alimento tan básico.

También era tradición que la fiesta antes se prolongara tres días: Domingo de Resurrección, lunes y martes. Respecto al colgador de crochet, las abuelas que siguen confeccionándolo suelen hacer uno nuevo todos los años. Hay algunas que prefieren guardarlos, aunque no es muy complicado de fabricar. Lo que sí es verdad es que entre la juventud, son menos las mujeres que saben hacer crochet. Por lo visto y escuchado, los hombres parece que siempre se han mantenido al margen de estas labores.

Al final del artículo les ofrecemos una FOTOGALERÍA con algunos de los huevos participantes en el certamen y de los momentos vividos durante la agradable jornada.

Inicia sesión para enviar comentarios

Nuestras Firmas

soniarovira sergiogarcia emiliodominguez merchepena jesusalinquer myriamarmela franciscotubio silviacabello ongouzal juansegovia manololeon BannerBernabe